Hay que prestar atención a los vinos sin o con menos alcohol

-

VinosHay que prestar atención a los vinos sin o con menos alcohol

La categoría de productos sin o con poco alcohol está en pleno crecimiento. La cobertura de los medios de comunicación, el interés de los inversores y las cifras de crecimiento son impresionantes.

Gran crecimiento de las ventas de los vinos sin alcohol (NOLO)

En el periodo de 52 semanas que finalizó el 18 de septiembre de 2021, la categoría NOLO total creció hasta los 3.100 millones de dólares, con una tasa de crecimiento del 10,4% en comparación con sólo el 2,2% de la categoría de alcohol en su conjunto.

La subcategoría sin alcohol, de 331 millones de dólares, crece aún más rápidamente: un 33,2% en el mismo periodo. La cerveza sin alcohol, un elemento fijo del mercado desde hace años, ha experimentado un nuevo entusiasmo con el rápido crecimiento del segmento artesanal, y los nuevos participantes en el sector de las bebidas espirituosas han sido noticia desde que la categoría se introdujo por primera vez hace casi una década.

Sin embargo, ha quedado relegada a un segundo plano frente a estas categorías líderes de productos sin alcohol, el vino NOLO ha comenzado a evolucionar rápidamente y 2022 parece ser un año decisivo. Las principales marcas están lanzando etiquetas sin y con poco alcohol, cada día aparecen nuevas marcas y las ofertas, se están ampliando los límites de la categoría.

¿Qué ha cambiado en los vinos sin alcohol (NOLO) para que se le tenga una consideración importante?

Los productos de alta calidad incitan a los minoristas a reconsiderar los vinos NOLO
Los clientes están sedientos de vinos NOLO. Grandes Marca lanzaron el año pasado líneas con menos alcohol. Introduciendo un tinto, un rosado y un Pinot Gris en los próximos meses. Es poco probable que la rápida avalancha de productores tradicionales que entran en el segmento NOLO termine pronto.

El aspecto inclusivo de la venta de estos vinos es importante, desde gente que se está “secando” un poco, a gente que se está medicando, a madres embarazadas, a los que simplemente viven sobrios pero les gusta tener una copa en la mano. Es bueno saber que podemos ofrecer algo bueno para todos estos grupos. Puede que no sea una categoría de volumen, pero puede crecer.

Los métodos de producción son importantes

Los vinos sin o con poco alcohol empiezan como vinos de alta graduación, utilizando uno de los varios métodos para eliminar el alcohol. Mientras que la destilación directa requiere que el vino se caliente a 78.3 grados centigrados para hervir el alcohol, el uso de un proceso de destilación al vacío permite que esto ocurra a temperaturas más frías (25 a 33 grados).

Un proceso alternativo, los conos giratorios, utiliza la fuerza centrífuga y el nitrógeno para separar los aromas y los fenoles antes de eliminar el alcohol. Por último, la ósmosis inversa utiliza la tecnología de filtración para separar el vino en sus partes según el tamaño molecular.

Agitando copa de vino tinto

El reto en todos estos métodos es mantener el sabor y la textura. Aunque estas técnicas se han utilizado habitualmente para realizar pequeños ajustes de alcohol, en el caso de los vinos NOLO se elimina un porcentaje mucho mayor del líquido original. Esto es especialmente cierto en el caso de los tintos con más cuerpo y de mayor octanaje, en los que el alcohol puede suponer entre el 14 y el 15% del volumen de un vino, aportando textura y riqueza.

Los productores pueden compensar lo que falta añadiendo un poco de azúcar, jugo de uva u otros jugos y productos botánicos para tratar de reflejar el sabor de su homólogo alcohólico. Las burbujas también son una forma de añadir vitalidad y mejorar la textura del vino.

Pero la investigación continúa. Es posible que pronto veamos avances en la línea de lo que hemos visto en la industria cervecera, donde empresas han desarrollado procesos de fermentación completa que mantienen el sabor a un nivel de etiquetado sin alcohol (menos del 0,5% ABV).

¿Qué buscan los compradores?

Como compradores, deberíamos preguntarnos todo esto y exigir transparencia a medida que la categoría crece: ¿Está el vino desalcoholizado? ¿Con qué método? ¿Qué se añade, si es que se añade algo, para redondear el sabor? Y, sobre todo, ¿cuál es el origen de las uvas originales?

Gestionar las expectativas de sabor es un factor clave. No se quiere que la primera experiencia de un cliente con un vino NOLO sea la última. Una mala experiencia puede alejar a los consumidores de toda la categoría y hacer que se decanten por la cerveza o los licores. Eso es una pérdida para los amantes del vino, sobre todo en un momento en que el nivel de calidad y sabor está aumentando rápidamente.

Es especialmente importante gestionar las expectativas de ciertas categorías de vinos sin alcohol. Hasta que no se pueda igualar la estructura, el tanino, los aromas y el sabor, los verdaderos amantes del vino se alejarán de los vinos sin alcohol.

Las tiendas, especialmente las que se centran exclusivamente en la categoría sin alcohol, están pensando cuidadosamente en la educación. Tienen que tener la mente abierta en este momento. La estructura es diferente, la fruta es más sutil, así que damos a la gente una rápida inmersión en la educación para que cuando prueben su primer tinto sin alcohol, no esperen que sea exactamente como lo que solían beber.

Hay que tener en cuenta que los vinos NOLO pueden parecer sorprendentemente caros para los consumidores, que pueden pensar que no deberían pagar lo mismo -o más- por un vino con menos alcohol.

Vender la categoría de bajo alcohol

Una encuesta realizada en octubre de 2021 reveló que el 78% de los compradores de bebidas sin alcohol también compran cerveza, vino o licores con alcohol, lo que indica que muchos clientes no pretenden eliminar completamente el alcohol de sus vidas, sino que prestan más atención a la cantidad que beben y la gestionan de forma más consciente.

Se ha dado cuenta de que las personas que solicitan vinos de bajo contenido alcohólico tienden a ser en su mayoría el grupo de personas conscientes de la salud, es decir, que creen que el vino de bajo contenido alcohólico es más saludable.

Aunque el interés por los vinos de baja graduación es cada vez mayor, hay muchos estilos de vino que pueden encajar en esta categoría. Estilos antaño poco conocidos, como el Muscat seco, el Silvaner y el Pét-Nat, se están uniendo a pilares de baja graduación como el Vinho Verde y el Moscato d’Asti.

Las opciones adyacentes al vino también ofrecen oportunidades.

Siempre intento orientar a la gente hacia lo que creo que puede ser una alternativa divertida

Cardwell, de Dandy

Menciona los piquetes y las sidras, así como algunos de los vinos de tipo verjus, como Jus Jus de Martha Stouman y Julia Sherman. Los cofermentos de fruta y uva, aunque pueden confundir a las autoridades estatales de control de bebidas alcohólicas, también ofrecen sorbos de baja graduación para los aventureros.

¿Qué es lo que sigue?

El interés de los consumidores por la categoría NOLO no parece que vaya a desaparecer pronto, por lo que los minoristas deberían esperar y vender un número cada vez mayor de opciones.

Últimas Noticias

Jeep Argentina

Criptomonedas y vino: acuerdo entre Tienda Crypto y Rupestre que beneficiará a bodegas

El exchange argentino Tienda Crypto anuncia una alianza con Rupestre, mediante la cual las bodegas podrán adquirir con criptomonedas...

Te puede interesar
Nuestras recomendaciones